sábado, 3 de noviembre de 2012

Posers, posers everywhere

Este es otro concepto bastante popular en internet y en mi generación. No tiene una definición "oficial", pero la página Urban Dictionary nos dice esto:

poser:
  • one who pretends to be someone whose not. 
  • who tries to fit in but with exaggeration
  • a person who attempts to blend into a specific social group

En español:

poser:
  • alguien que pretende ser alguien que no es
  • quien intenta encajar pero con exageración
  • una persona que intenta mezclarse con un grupo social específico

Siguiendo estas definiciones populares, ¿el concepto de "poser" nos es desconocido? En realidad no, de hecho conocemos mucha gente que es así por tal o cual motivo, que van desde no tener personalidad como adolescente o simplemente por tener la necesidad de ser aceptado.

Posers hay en todos lados, y hay distintas maneras de serlo. Como es costumbre, voy a dar ejemplos y analizarlos para que se entienda más:

1) Alguien que dice ser súper religioso: no para de poner citas o enseñanzas del libro sagrado que sigue, no para de echar en cara y decir a todos lo bueno que es, cómo sigue a su dios y cuán recto y firme es su obrar, o cuán limpia es su inocente y pura mente. Pero la realidad es que esa persona conoce esa religión por pura tradición familiar, además de no obedecer ni practicar correctamente su culto, e inclusive sigue un estilo de vida contrario a lo que su culto profesa. Eso es un poser: dar la imagen pública de algo que no se es, al menos no del todo.

2) Una persona que no para de hinchar las pelotas con un grupo musical, el cual seguramente conoció por el mainstream ("lo popular" o "lo que todos conocen" se podría decir): se compra mochilas, remeras y todos los discos originales de la banda, dice que son la mejor banda del mundo, los defiende a muerte y putea a quienes no les guste o no alabe a ese músico o a esa banda. ¿Cuál es la realidad? Esa persona conoce hace un mes la banda, tenía plata de sobra y empezó a hacerse fanática a voluntad de la banda, obligándose a que le guste la banda, auto-proclamándose "fan" sin siquiera leer sus letras, y encima de todo sin que la música realmente le guste. ¿Posibles motivos? Vio que todos sus amigos o conocidos la escuchaban, así que se forzó a escucharla, y todo para decir "tengo onda, me gusta esa banda, seee".

3) Gente que por distintas redes sociales hace público cuánto ama a su pareja, cómo su vida gira en torno a su compañero de la vida y cuán fuerte e intenso es el amor de ambos. Uno ve fotos y dice "awww, ¡qué tiernos!" o cosas así, sintiendo inclusive celos o envidia. Ahora, ¿qué es lo que pasa realmente? Uno de los dos engaña al otro, viven discutiendo, gritándose y peleando, y por conveniencia acuerdan seguir juntos para no quedar humillados o mal vistos por sus familiares y amigos. Lo mismo con las amistades: fotos y comentarios públicos (escritos o verbales) de cómo uno adora a su amigo o amiga, cuántas cosas viven juntos o cuán seguido se ven, pero en realidad no se soportan, además de no tener asuntos resuletos.

4) Personas que se quieren hacer las badass/malotas/duras y no les sale, como quienes rechazan algo y al final terminan cediendo o haciendo eso que repugnan: mujeres que dicen "yo no soy de agarrarme tipos en fiestas, eso es de putas" que de hecho lo hacen, personas que dicen "yo soy poco sociable, odio ir a discos/boliches" y que bueno... lo hacen, o personas que dicen "yo no soy de escuchar esa música, me parece horrenda" y que tiene el disco duro con temas sueltos de esa música que se supone que no le gusta. También se puede incluir a esas personas (más a nivel interpersonal esto) que dicen "no me banco a es@ pelotud@", pero que al rato los ves abrazándose o comunicándose como si fueran amigos de toda la vida.

He visto gente que dice ser católica y que nunca lee la Biblia, he visto personas que dicen "esa tipa es una idiota" y a los cinco minutos le está dando abrazos y dice que la ama, también he atestiguado personas que se creen que lo saben todo en algún tema o asunto, y que apenas se leyeron un libro sobre tal cosa, creyéndose amos y señores del conocimiento, como también conozco gente que no para de contar a todo el mundo TODO lo que hace de su vida, preteniendo que a todos les importe su reality show...

Entonces, ¿qué podemos rescatar de todos estos ejemplos? Las siguientes características:

Un poser:
  • Exagera sus gustos, intereses, creencias y/o sentimientos
  • Tiende a importarle más dar una imagen externa para que lo identifiquen que mostrarse tal cual es
  • Pone énfasis en la aprobación externa y no en la honestidad o sinceridad con uno mismo
  • Se fuerza a hacer o gustar de ciertas cosas porque la mayoría lo aprueban o lo exigen
  • Niegan, rechazan o desmienten cosas que podrían hacerlos quedar "mal" (con una persona o con un grupo de ellas)

¿Esto es una realidad ajena a nosotros? Obvio que no, todos somos posers en algún sentido: exhibiendo cosas de manera innecesaria, dando una imagen distinta a lo que realmente sentimos o somos, exagerando salidas o juntadas como si fueran lo mejor del año siendo que no fueron la gran cosa, lidiando amablemente con personas que realmente no bancamos, exagerando que sabemos o conocemos sobre ciertas cosas con las que apenas tratamos o que apenas conocemos, etc. etc. etc.

¿Conclusión? Todos somos posers de alguna forma, pero hay gente que exagera demasiado y que básicamente es un camaleón, un masacote blando y moldeable a las presiones y apremios de la realidad social, que no tiene personalidad y que no es capaz de sincerarse y guardarse ciertas cosas para ella, en lugar de estar constantemente exponiendo a la luz de lo externo todo lo que supuestamente dice, hace, siente o piensa, haciendo un show hasta de la más tonta nimiedad de su vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario