domingo, 8 de enero de 2012

Hallar resonancia en los otros

Esto es algo que produce muchísimo alivio cuando sucede. ¿Qué quiero decir con "hallar resonancia en otro"? Bueno, hago básicamente referencia al fenómeno de cuando aquello que consideramos tan personal, tan particular y tan alocado o propio de nosotros, resulta que en otro también está presente. 


Genial, ¿no? De repente sentíamos que cargábamos injustamente una cruz como un mártir y que nadie nos comprendía nuestra postura, y de repente notamos que otra persona lleva la misma carga y se siente igual. En términos simples: hay posible identificación, comprensión y empatía, es decir, alguien nos escucha y hasta quizá nos entiende perfectamente.


Muchas personas pierden la esperanza o la fe en ellas mismas o en una solución en sus vidas porque creen que están solas y que se expresan en un idioma incomprensible, o que su mundo es totalmente inhabitable, como si fuera un páramo oscuro que nadie se atreve a conocer o caminar. 


La cuestión es que, cada tanto, se olvidan que todos somos humanos y que venimos de la misma fábrica, y no somos producto de primera calidad, y siempre venimos con alguna falla. ¿La misma? No siempre, pero en general venimos con ciertos defectos que compartimos con todos. ¿Cuáles? Bueno, desde angustiarnos, preocuparnos, pensar excesivamente en algo o alguien, sufrir ante el misterio, emocionarse tontamente por alguna cosa, no comprenderse o conocerse a uno mismo, echar de menos a otro, irritarse ante ciertos estímulos, etcétera.


Entonces uno dirá, ¿cómo y por qué las personas se creen que son únicas y que son la excepción? Bueno, pueden ser varias razones:


1) Se creen distintas a las demás en extremo (personas fantasiosas o idealistas por ejemplo)
2) Nunca estuvieron conscientes que alguien esté en la misma que ellas (personas ingenuas o inocentes quizá)
3) No se atreven a admitir que tienen problemas que no son nada de otro mundo (personas orgullosas o soberbias puedo incluir)
4) Exageran y/o dramatizan todo (¿personas cobardes, inseguras o melodramáticas?)


Si las personas se dieran cuenta que pertenecen a alguna de esas categorías por ejemplo podrían notar que realmente puede haber alguien por allí que pueda escucharlas o ayudarlas, aunque sea sostenerlas o apoyarlas durante aunque sea un rato. Ahora, ¿qué reacciones obtenemos de estooo? ¡Son obvias y muy comunes!: "¡Al fin alguien me entiende!", "¡Te pasa como a mí!", "no puedo creer que séamos tan parecidos", "la verdad que realmente me entendés", "no sabés EL alivio que siento", "gracias por escucharme, me ayudaste un montón", y puedo seguir. 


Ahora, pensémoslo bien: las hermandades o grupos de amigos... ¿se forman por gustos en común y demás? ¡No! ¡No solamente por eso! Es porque justamente hallan resonancia hasta en sus cosas más personales o íntimas muchas veces, y es por ello que muchas personas pueden realmente crear lazos entre ellas y tener un fuerte sentimiento de identidad con un grupo. ¿Las personas hablan de lo que hacen apenas se levantan? Naaa, es más que obvio que MUCHAS veces comparten y compartieron su interioridad, y es esa la razón implícita (y hasta a veces secreta) de por qué se simpatizan tanto, digo, por algo los amigos siempre te escuchan y te apoyan en las buenas y las malas y demás (que básicamente es hallar resonancia en otro también).


Muchos creen que están en un callejón sin salida o que están ahogándose porque tienen el agua hasta el cuello, y realmente no saben que una persona al lado suyo siempre pudo ser aquel auxilio que pudieron necesitar, aunque sea una pequeña ayuda o una ración temporal de esperanza o tranquilidad. No quiero sonar como esos autores berretas que hacen libritos de auto-ayuda, pero es la pura verdad.


¿Conclusión? Cuando sientas o consideres que tratás con algo que es incomprensible, que nadie te puede entender o que tus planteamientos son muy descabellados, acordate que: sos humano y que a todos nos rigen las mismas leyes sin excepción, que no sos un extraterrestre ni una basura que no vale nada, y que lo que te pasa a vos, más que seguro, le pasa también a otro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario