domingo, 18 de diciembre de 2011

Ser interesante o aburrido

Convengamos que ahora todos somos geniales porque nos la pasamos en Internet leyendo cosas, viendo vídeos, escuchando música de todo el mundo, leyendo artículos científicos o viendo imágenes graciosas, pero, ¿hace doscientos años qué? Imagino que si las computadoras se fueran, o la televisión, muchas nos volveríamos dementes del aburrimiento. Aunque en esa época calculo las personas hablaban de otras cosas que las atravesaban, al menos eso supongo, de ser así nadie hubiera tenido amigos nunca o nadie se hubiera reunido con nadie, ni mucho menos convivir.

Algo a lo que presto atención es a las personas que juzgan o califican a otra de "interesante", "divertida" o "aburrida". En general las personas prefieren a alguien interesante o divertido con quien pasar el rato, o cuando se aburren no tienen ganas de nada y no quieren ver a alguien en su misma condición, salvo que ambas puedan entretenerse o levantarse el ánimo de alguna forma.


¿Maneras de divertirse? Bueno, hay muchísimas, más que hace años en parte, debido a la gran cantidad de material multimedia que hay disponibles de manera instantánea y sencilla. Pero lo más curioso es que esto no tiene grado de universalidad en su mayoría: por ello hay personas que son interesantes para algunas y totalmente aburridas para muchos grupos.


En general las personas tenemos gustos e intereses marcados, y ciertas tendencias. Sí, ya sé: chocolate por la noticia/manzana/no me digaaas/es re obvio. Ahora vamos a lo menos obvio: cómo las personas juzgan a otras y cómo y cuánto se relacionan con otra por gustos e intereses. Es simple: hay dos cosas que intervienen: 1) el aprecio que tenemos de la persona, 2) el concepto que tenemos de ella.


Ejemplos: un charlatán mentiroso no va a ser la preferencia de muchos, salvo que sean estúpidos, una persona que no te simpatiza difícilmente va a lograr que su discurso o mini-charla te simpatice, una persona que apreciás por más que te hable de huevadas quizá te entretenga. Algunas personas se juntan a básicamente decir incoherencias, a hacer chistes, a hablar de cosas reflexivas y profundas, a simplemente escuchar, observar, o a simplemente a hacer verborragia. 


En términos simples: mientras más cosas compartas con alguien, más te puede simpatizar, y viceversa (aunque hay casos donde podemos compartir ideologías, creencias o gustos con alguien que no soportamos y nos queremos inclusive agarrar la cabeza).


Aparte también no siempre todo depende de uno: hay gente que, quejándose o no, no pone su iniciativa, voluntad o "buena onda" para mejorar las cosas, así que a no quejarse si el otro está callado o algo así para hacer justas las cosas.


Dejando de lado el tema de charlar o lenguaje verbal, también hay otros recursos: no todos tenemos una vida súper divertida de la que podamos contar siempre historias, tampoco somos héroes antiguos que cazamos monstruos, tampoco somos aventureros que escalamos montañas y luchamos contra sectas como para entretener siempre. Así que, ¿qué hacen las personas para entretener al otro? Simple: se juntan a jugar videojuegos, a ver películas, a estudiar, a dibujar, a escribir, a caminar. ¿Por qué? Porque a veces las personas necesitan depender de un elemento externo: es más fácil, uno no tiene que andar siempre entreteniendo y ambos están en compañía del otro prestando atención a algo, en general digital hoy día. 


El distenderse es aflojar nuestra cabeza, relajarnos, no movernos mucho, ser casi vegetales. Ejemplo: ¿qué cosa "útil" hace alguien en una joda? Nada, va y viene, toma, grita, canta, baila. ¿Se divierte? Totalmente, pero haciendo nada en particular, simplemente disfrutando invadiéndose de estímulos, porque pareciera que cada tanto necesitamos salirnos de nosotros  mismos. Dos personas bailando pueden comunicarse mejor que dos personas que charlan malentendiéndose o con total desinterés, dos músicos pueden improvisar música llevándose mejor que dos compañeros de clase. Es así de compleja la cuestión.


También agreguemos que las personas en general se juntan con otras personas a las que les confían cosas, supongo que en algún momento la reserva de cosas a compartir se agota y uno tiene que recurrir por necesidad a contar cosas personales, o pavadas de la rutina diaria. Por algo las famosas expresiones de "vamos a juntarnos a boludear" o "vamos a tomar unos mates para charlar". ¿Resultado en general? Hablar de NADA, y hasta a veces ni se acuerdan de qué hablaron.


Ahora yo pregunto: ¿Cómo se mide el aburrimiento? ¿Con qué medida? ¿A partir de cuándo algo es divertido o pasar a ser aburrido? ¿Hay grados? ¿Densidades? ¿Límites realmente fijos? 


Hoy día es divertido ver cómo muchas personas chatean un montón de cosas compartiéndose imágenes y canciones y bla bla, pero es curioso ver cómo en persona quizá no saben qué decir o no tienen espontaneidad. La rutina en parte, supongo yo, a algunas personas les da totalmente igual, debido a que las personas a veces eligen a las mismas personas,  mismos días y mismos lugares para juntarse a, bueno, ¿hacer nada?


Las personas que tienen complejos de no ser interesantes o divertidas es porque generalmente deben tener una gama reducida respecto a intereses o contenidos que tengan en su cabeza. Quizá también sean realmente agradables y tengan mucho qué compartir, pero nunca encontraron a nadie que las estimule o las haga sentir escuchadas o que vale la pena que hablen.


Las personas divertidas en general no son personas que la tienen re clara en todo y que tienen una ajetreada vida: a veces simplemente son personas que saben inclusive contarte la misma historia una y otra vez sin cansarte, tienen parla/chamullo/capacidad de discurso. De hecho me atrevo a decir que la gente siempre habla de las mismas cosas en general: de las mismas personas, las mismas situaciones, los mismos aspectos de la realidad, y con esa constancia se logra afinidad, conocer al otro, costumbre, rutina y aprecio.


Si sos fan de pelis de culto, vas a conocer a alguien con quién hablar de eso, y posiblemente puedas explorar otras afinidades o temas para tocar. Si tenés un fetiche con las cosas de ciencia ficción, quizá no haya muchos a los que les guste eso, pero alguien quizá que no conozca de ello va a escucharte o aprender de vos. Hay personas, por cierto, a las que las cosas complicadas o misteriosas no les interesan mucho: les interesan cosas como comida o qué le gusta hacer al otro de hobbies, sin rebuscar o complejizar el tema.


Además ser interesante no te hace ser querible, te hace ser admirable o divertido en todo caso. La gente que tiene vida aburrida se junta con otra, la gente no muy inteligente también, el que nunca cuenta nada se incluye, ¿no?






¿Conclusión? No te preocupes en no ser interesante o divertido. La cuestión es pasarla bien un rato y dejar de acomplejarse si uno es entretenido o no, el aburrimiento nos atraviesa a todos, no lo podemos controlar del todo, y quizá nos aburrimos de nosotros mismos, pero para otros somos algo nuevo, curioso, misterioso o interesante realmente. En todo caso, si unas personas están aburridas, a aburrirse juntas, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario