viernes, 30 de diciembre de 2011

Esos momentos tensos

En realidad, esta entrada no es algo totalmente nuevo, sino que es una vuelta a un hecho que siempre resalto: las relaciones entre personas son problemáticas, y decir que ello no es así es una graaan mentira.


Yendo directamente al grano, voy a explicar las causas principales que ocasionan que las personas se peleen, detesten, odien, distancien y demás. 


Aunque antes de desarrollar esto, resalto nuevamente que soy un tanto misántropo y receloso con las relaciones humanas, y con esto no quiero decir que odio a la raza humana y bla bla bla, sino que aclaro que me dedico a ver el lado oscuro o que muchas personas niegan o evitan recordar de su condición: defectos, fallas, inestabilidad, confusiones, imperfecciones, etcétera. 


Ahora sí, vamos al desarrollo de esto:


De por sí cuando uno se relaciona con una persona tiene intenciones de llevarse bien con ella o al menos no pasar tantas situaciones incómodas, pero eso es algo que uno espera que suceda, o que sea lo ideal inclusive, pero todos sabemos que eso es mentira porque de por sí parece que somos bastante peleadores y que metemos la pata inevitablemente. Y nooo: no voy a negar que las personas pueden llevarse bieeen, pero simplemente quiero recordar que roces, tensiones o diferencias surgen en algún momento u otro, ¿o no? 


Bueno, ¿qué hacen las personas a la hora de situaciones incómodas? Eligen entre estas opciones en general:


a) no volver a tocar el tema
b) intentar resolver las diferencias negociando (es decir, cediendo sus intereses en parte)
c) distanciarse de la persona
d) utilizar violencia física
e) vengarse de la misma o hacerle la vida imposible
f) echar en cara cosas
g) plantear las cosas de manera sincera y racional (lo más indicado, cosa que nadie elige casi)


Ahora vamos con cada una:


a) Eso en general se hace para evitar dolores de cabeza o discusiones, además de disgustos y posibles picos de presión o infartos (para personas sensibles o ya ancianas). ¿Qué se hace en realidad? Bueno, se olvida el tema, se le da vuelta la cara, se ignora muchas veces una real necesidad de la que estamos conscientes para tratar el asunto. Esto generalmente se usa cuando ya las personas intentaron arreglar las diferencias y no han podido, o también cuando al menos una de las partes definitivamente no está dispuesta a revisar o modificar sus valoraciones y concepciones.


b) Esto es civilizado, pero acá también están las treguas, que, a mi parecer, son hipocresía, porque se intentan refugiar sentimientos o pensamientos poco agradables que se tienen hacia la otra persona, y muchas veces los mismos no ven la luz. Uno comienza a ser (realmente o no) amable, agradable, comprensivo, paciente y demás, para intentar llegar a una posición cómoda y beneficiosa con la otra persona, para no armar una guerra que nos cause problemas a ninguno. ¿La negociación siempre es justa? La respuesta es "no", y por eso en general son acuerdos que se hacen que no se pueden sostener por mucho, o al menos no con un par de desquites cada tanto para amortiguar la presión.


c) "No lo/a quiero ni ver", "si lo/a veo lo/a golpeo". Si es por un mero impulso agresivo, ja-ja-ja, ¡qué maduro y qué útil! ¡Esconderse o esquivar a alguien porque no te lo bancás! Eso es un asunto que no se quiere resolver. Uno prefiere cruzar la calle de en frente o agachar la mirada cuando ve a la otra persona, ¿por qué? Quizá porque la simple presencia de la persona te recuerda que hay algo no resuelto, ya sea por factores como cobardía, orgullo, dolor y demás. A esto recurren las personas muy infantiles o muy impulsivas que no saben controlar su agresión, o básicamente quienes esquivan una cuestión por los factores ya nombrados un poquito más arriba. ¿Huir para siempre? Si podés, adelante.


d) Sep, todos hemos querido golpear o insultar bastante a alguien, no lo nieguen, ¿por desesperación? ¿cansancio? ¿irritación? Sea cual sea la causa, el impulso está ahí. No voy a negar que una golpiza a alguien sería bastante catártico, y acá dejo de lado los insultos verbales, porque siempre acompañan a la violencia, y cuando ya no podés golpear a la persona o eso no te llena, los largás a todos juntos. ¿Decís cosas que no consideraste ciertas? Mentira, se largan cosas que uno tiene bien guardadas en el sector de la memoria de "cosas que nunca debo decir a alguien para no herirla, cerrar con llave y candado". ¿Golpeaste, rasguñaste o escupiste a alguien y mientras le dijiste un par de ataques verbales? Hacete cargo de lo que hiciste. ¿Se sintió bien? Quizá, pero repito: a hacerse cargo.


e) Oh, sí. Estas son personas en general más calladas y disimuladas que un ninja y que, dejando de lado si fingen o no llevarse bien con vos, planean algo maléfico para desquitarse, una especie de plan maestro para, de un golpe, enseñarte que con ellas no te tenés que meter. Primero que nada partamos de la base que quien está dedicando horas o días para un plan maestro contra otra persona es básicamente un salame, porque podría estar haciendo otras cosas o directamente ir al grano con la persona. La venganza a veces llega cuando menos te lo esperás y como consecuencia puede desatar un conflicto mucho más fuerte, o un bucle infinito de venganza contra venganza, hasta que uno termine rindiéndose, muerto, o algo así. En general son personas resentidas o que quieren que vos cedas ante su deseo o voluntad, como una especie de intento de dominio. Algunas ladran pero no muerden, pero en su cabeza inclusive pudieron haberte lastimado al menos una docena de veces.


f) Esta me es la máaas divertida de todas, ¿por qué? Porque la gente, dejando de lado si fue violenta o no en la forma de decir (o en el contenido mismo) refiriéndonos al mensaje, para mí dice grandes verdades. La echada en cara es básicamente decir cosas que, como dije, uno intenta no decirle a la otra persona cosas que realmente considera o siente como ciertas sobre la otra. Quizá le agradaste a la persona más allá de esas cosas, pero que le molestaron o tuvo que hacer un esfuerzo en intentar no darles atención es seguro. Después vienen los "nunca quise decir eso", "estaba enojado/a y por eso dije eso". Acá también incluyo los famosos "chistecitos" o "bromas", donde las personas usan eufemismos o maneras amables de decir verdades molestas o despreciables para ellas. Es interesante ver cómo las personas se comienzan a decir cosas bastaaante impensables o sorpresivas a la otra en un momento de euforia. ¿Catártico? ¡Seguro! Pero a no arrepentirse de lo que uno dijo. Es una mala manera de sincerarse a mi parecer.


g) Es simple: ¿taaanto cuesta escuchar a la persona, pedirle justificaciones, hacerle saber que ciertas cosas nos molestaron y decir todo aquello que tenemos guardado de ella de una manera no exagerada? Quizá da vergüenza, miedo o demás, pero es más preferible que terminar con varios golpes en la cara, con maldiciones encima o con un estado de Facebook de odio dedicado a uno, ¿no? Si hay un acuerdo sincero genial, ahora, si no hay acuerdo... bueno... cosas que pasan (no digo que sean justas) pero uno debería tener la conciencia limpia que hizo todo lo que pudo por su parte.


¿Cuándo se aplican tooodas estas cosas? En casi cualquier situación: ya sea porque una persona hace chistes pesados para nosotros, porque alguien tuvo una actitud despreciable con nosotros, por simples ganas de llamar la atención o pelear o quizá porque cometimos un error o no dijimos/hicimos lo que hubiera sido correcto en el momento. Recelo, rencor, envidia, orgullo, egoísmo, altruismo, creencias, vicios, virtudes y voluntad de cada participante influyen obviamente en la decisión que se tome, y en su limitación o posibilidad de aceptar o rechazar tales o cuales cuestiones.


¿Personas que siempre se llevan bien? Más que seguro tienen una comunicación fluida, justa y sincera, además de valorar y concebir muchas cosas de la misma manera (eso afecta en nuestra conducta respecto a cómo actuamos por ejemplo). El lado negativo de esto: o son dos hipócritas que fingen, o son dos personas que no se conocen realmente, y oh casualidad son quienes se distancian apenas conocen los defectos del otro (muy injusto, las bondades de alguien no siempre se contradicen por sus defectos).


¿Conclusión? Va en cada uno qué manera de proceder elija (o pueda o quiera elegir) con el otro. ¿Problemas? Quizá no siempre tan graves/dramáticos/existenciales, pero la tensión está impregnada en nuestra vida cotidiana, tengamos vida social o no, tengamos vínculos independientemente de tal o cual naturaleza...

No hay comentarios:

Publicar un comentario